martes, 22 de febrero de 2011

El oxígeno en nuestros acuarios.


Forma parte del agua y de todo tipo de moléculas orgánicas y es elemento químico más abundante en los seres vivos. Como molécula, en forma de O2, su presencia en la atmósfera se debe normalmente a la actividad fotosintética de organismos vegetales.
Una clara señal de la falta de oxigeno en nuestro acuario, es si vemos nuestros peces boquear en la superficie. El oxigeno tiene poca capacidad de disolución en el agua y esta disolución, tiene que ver con la temperatura del agua, y la presión atmosférica. La concentración de saturación de oxígeno disuelto en agua se mide en mg/l, y una de las causas por las que varía es la temperatura, cuanto más baja sea ésta, mayor es la concentración de O2.
Una concentración cercana al límite de saturación, oscila alrededor de los 10 mg/l en un acuario tropical. Este es el nivel recomendable para alcanzar al final al final del fotoperiodo, a fin de que existan suficientes reservas en las horas de la noche (sin luz). Las plantas, en buenas condiciones, son grandes suministradoras de O2, estando vinculado este suministro a la presencia de CO2 en el agua. En el proceso, el CO2 es asimilado por las plantas durante el fotoperiodo devolviendo O2 al agua, en forma de pequeñas burbujas. Fuera del foto periodo el proceso se invierte, siendo las plantas las que consumen oxigeno a cambio de CO2.


El O2, es necesario para la respiración muchos de los animales que mantengamos dentro del acuario, y será muy importante ya que ayuda a la descomposición de materias orgánicas, las bacterias aerobias lo necesitan para esta misión necesaria en la vida de nuestro acuario. Oxidan estas sustancias nocivas a nitrato (NO3), que en pequeñas cantidades no son nocivas para la gran mayoría de los habitantes de acuarios y es absorbido por las plantas.
En las aguas de biotipos tropicales, los valores de O2 oscilan normalmente dependiendo de las zonas, entre 2 y 10 mg/l, el valor varía de unas zonas a otras, adaptándose la fauna a las condiciones que son casi siempre constantes.
Hay muchas causas que pueden hacer descender las cantidades de O2 en el acuario, las más comunes son:
- Exceso de materia vegetal en descomposición.
- Exceso de alimentación.
- Exceso materia orgánica en el sustrato, en suspensión...
- Mala filtración, un exceso de suciedad consume mucho O2.
- Elevada población piscícola.
- Un elevado abonado con CO2.

Es muy importante mantener unos niveles óptimos de O2, de lo contrario podemos ocasionar un desequilibrio en nuestro acuario y llevarlo a su fin.
Al principio abonaba con Co2, las 24h. del día. Un día me di cuenta, de que mis peces boqueaban en la superficie una hora antes de encenderse las luces, y empezar el foto periodo. Baje el suministro de CO2, pensando que esta era la solución, y al final y después de leer varios consejos en los foros, termine cortando el CO2 durante toda la noche, una hora antes de que se apaguen las luces, para dejar que se saturase el O2, dejando una reserva para toda la noche.

5 comentarios:

Alberto Sosa dijo...

Francisco, maravilloso artículo y muy necesario a la vez para ilustrar la mente de los aficionados. Hablamos de nutrientes, de luz, de sustratos y casi nunca se hace alusión al elemento salvaguarda de nuestros ecosistemas acuáticos.

Excelente.

Tonny Dencas dijo...

Tambien me parece muy bueno el articulo, la verdad que llevaba tiempo pensando en hacer articulos sobre los difrentes temas de la quimica y demas en los acuarios, pero no me quedaria tan bien.

Sinceramente, enhorabuena.

Francisco Ibáñez dijo...

Alberto y Tonny, me alegro de que os parezca interesante y os guste el artículo.
Muchas gracias por los comentarios.
Saludos!!!

Jose Vicente dijo...

Francisco, como bien te comentan, el artículo no tiene desperdicio.

:-)

Francisco Ibáñez dijo...

Muchas gracias, Jose Vicente.
Saludos!!!